El pasado 6 de octubre, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea invalidó la Decisión de la Comisión de 26 de julio de 2.000 (2000/520/CE), la cual permitía a empresas multinacionales almacenar y procesar en E.E.U.U. los datos personales de sus usuarios.

Dicha sentencia ha sido fruto de la interposición de una cuestión prejudicial planteada por el Tribunal Supremo de Irlanda al TJUE, después de que un ciudadano de origen austríaco, presentara una demanda contra Facebook.

El problema radica en saber si las transferencias de datos personales que se han hecho desde países europeos a Estados Unidos se han realizado con la seguridad necesaria, ya que, dicha transferencia producía una intromisión en el derecho fundamental a la vida privada.

Mediante esta sentencia, el TJUE deja claro que las propias autoridades nacionales tienen el derecho a realizar un control de las transferencias de datos personales que se han producido, con el fin de comprobar si, realmente se ha cumplido o no con los requisitos establecidos por la normativa europea.

Utilizamos cookies para asegurar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Ok