La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha anulado un contrato swap o de permuta financiera realizado por el Banco Santander, a consecuencia de que el contenido del mismo era incomprensible para el cliente. Con este hecho, el Alto tribunal considera que, la entidad bancaria incumplió con su deber de información al cliente.

Dicha sentencia ha confirmado la sentencia de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, la cual había fallado en el mismo sentido. Como consecuencia de la confirmación del fallo, la entidad bancaria deberá abonar al cliente la cantidad de 42.645.91 Euros, en concepto de la cantidad que invirtió en el año 2.008, más la suma de los intereses legales.

Utilizamos cookies para asegurar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Ok