Los empleados de hogar tienen derecho a un salario anual equivalente al Salario Mínimo Interprofesional anual, en proporción a la duración de su jornada de trabajo.

La cuantía equivalente al Salario Mínimo Interprofesional en cómputo mensual debe ser abonada en metálico. El salario en especie (alojamiento, manutención, etc.) no podrá ser superior al 30 por ciento del montante total del salario y solo podrá venir a incrementar la cuantía del Salario Mínimo Interprofesional.

El empleado del hogar tiene derecho a dos pagas extraordinaria al año, que, salvo pacto en contrario, se percibirán al finalizar cada uno de los dos semestres. El importe de dichas gratificaciones será la que acuerden las partes, debiendo ser suficiente para garantizar, en todo caso, el pago en metálico de, al menos, la cuantía del Salario Mínimo Interprofesional.

El pago del salario debe documentarse mediante la entrega al trabajador de un recibo individual y justificativo del pago del mismo, en la forma que acuerden las partes o conforme al modelo que apruebe el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Utilizamos cookies para asegurar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Ok