La Sala Social del Tribunal Supremo ha reconocido el derecho de un futbolista profesional que se retiró con 30 años tras sufrir una lesión a cobrar una prestación por incapacidad permanente.

El futbolista había jugado como profesional en el C.F. Ciudad de Murcia y en el Granada 74. Dos meses y medio después de incorporarse a esta sociedad deportiva, el jugados sufrió una lesión de rodilla derecha cuando jugaba con su selección en el Mundial de Fútbol de Alemania. Tras ser operado estuvo de baja más de un año, tras el cual no volvió a jugar ningún partido.

El Tribunal Supremo, considera que con 30 años, fecha en la que solicitó una incapacidad permanente total por accidente de trabajo, no había finalizado su carrera profesional, por lo que podría haber seguido activo si no se hubiera lesionado

De esta manera, el Tribunal Supremo revoca el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que denegó la prestación al futbolista por entender que por su edad (30 años) su carrera profesional ya se había acabado.

Por contra, la sentencia del Tribunal Supremo sostiene que se trata de «un futbolista que ve agravada una lesión sufrida años antes como consecuencia de un accidente profesional, que se encuentra en activo cuando solicita la prestación de incapacidad permanente total, por cuanto está en plantilla de un club de fútbol, y cumple los requisitos para el reconocimiento de la incapacidad solicitada, lo cual no se discute, por lo que no puede utilizarse en su contra una presunción acerca del fin de su actividad laboral por razones de edad»

 

Utilizamos cookies para asegurar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Ok