La carta de despido es el documento mediante el cual la empresa comunica al trabajador su voluntad de extinguir el contrato de trabajo y expone los motivos que le llevan a tomar dicha decisión.

Si el empresario no entrega al trabajador ninguna carta de despido y se limita a comunicarle su decisión verbalmente, el despido será siempre improcedente, pues la legislación laboral española exige que el despido se comunique por escrito, con expresión de sus causas.

La carta de despido es un documento extremadamente valioso para los abogados laboralistas, pues nos ofrece mucha información y, en muchas ocasiones, nos permite valorar las posibilidades de éxito de una demanda por despido.

En primer lugar, la carta de despido nos dice ante qué tipo de despido estamos: un despido objetivo o un despido disciplinario.

También nos dice en qué hechos puede basar el empresario su defensa en un juicio por despido, pues la ley que regula el procedimiento laboral establece que el empresario, para defender la procedencia del despido, no puede alegar para nada que no haya hecho constar en la carta. Por eso, se dice que la carta de despido es medio juicio.

Por otro lado, la carta de despido no solo debe expresar la causa legal en que se basa para despedir al trabajador, sino también una exposición detallada de los hechos concretos en los que motiva el despido. Si la empresa se limita a realizar manifestaciones genéricas o realiza una exposición de hechos sin ofrecer datos concretos, el despido se deberá calificar como improcedente.

La carta de despido debe permitir al trabajador tener un conocimiento exacto de los hechos que se le imputan o por los que la empresa se ve obligada a extinguir su contrato de trabajo. En caso contrario, se le causa indefensión, razón por la cual el despido debe calificarse como improcedente.

Por otro lado, el trabajador debe tener en cuenta que firmar la carta de despido no supone en ningún caso que el consentimiento a lo que dice en la misma. La firma de dicha carta únicamente implica la prueba de la recepción de dicho documento.

De todas formas, ante la duda de lo que nos está haciendo firmar la empresa, se pueden hacer constar anotaciones en los documentos que nos hace firmar la empresa cuando nos comunica el despido, tales como «recibido y no conforme» o «recibido y pendiente de revisión».

En todo caso, cuando nos comuniquen una carta de despido, lo más importante es que acudamos lo antes posible a un abogado, puesto que el plazo para demandar por despido es de 20 días hábiles.

Utilizamos cookies para asegurar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Ok