Hace un par de días leí en los diarios deportivos una noticia en la que se decía de Louis Van Gaal había tomado la decisión de apartar a Victor Valdés de los entrenamientos con el Manchester United.

Al parecer, el controvertido entrenador holandés no sólo había impedido al guardameta participar en los entrenamientos con sus compañeros, sino que le obligaba a ejercitarse en solitario por sus propios medios.

Ante esta noticia, rápidamente me asaltó la duda: ¿la legislación británica permite apartar a un jugador de los entrenamientos y hacerle entrenar en solitario con sus propios medios, sin ponerle a su disposición ni tan solo a un preparador físico?

La verdad es que no conozco la legislación inglesa en la materia, pero desde luego el derecho laboral español no permite este tipo de prácticas.

En España, los deportistas profesionales, al igual que cualquier otro tipo de trabajador, tienen derecho a una ocupación efectiva, no pudiendo ser excluidos en los entrenamientos y demás actividades instrumentales o preparatorias, salvo en caso de sanción o lesión.

Evidentemente, el club o el entrenador pueden prescindir de los servicios de un jugador cuando se trata de celebrar partidos ante el público, por considerar de que de esta manera se pueden obtener mejores resultados, pero no se le puede negar la participación en los entrenamientos, ni apartarlos de las demás actividades preparatorias para el ejercicio de la actividad deportiva.

Algún Tribunal se ha pronunciado en el sentido de que no se vulnera el derecho a la ocupación efectiva del deportista profesional cuando, de cara a la preparación de la pretemporada, los jugadores considerados transferibles realizan la preparación física y los entrenamientos en un grupo distinto al del resto de plantilla, ya que no se les niega el derecho a participar en los entrenamientos a las órdenes de un técnico (Sentencia del Tribunal Superior de Murcia de 28 de julio de 2.009).

Desde luego, este no sería el caso de Victor Valdés, quien entrena en solitario y sin la asistencia de ningún técnico o preparador, con lo que dicha medida del “amigo” Van Gaal atenta contra el derecho de ocupación efectiva y contra la dignidad profesional del jugador.

Por tanto, si esto sucediese en España, Victor Valdés tendría derecho a extinguir su contrato y al percibo de una indemnización.

Utilizamos cookies para asegurar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Ok