La mala práctica no ha afectado únicamente a los inversores de acciones preferentes, también ha afectado a inversores que optaron por los swaps o también conocidos como contratos de permuta financiera.

¿Qué es un swap? Podemos decir que los swap son contratos en los que las partes acuerdan intercambiar entre sí flujos de caja futuros que obtendrán un determinado nominal pactado en el contrato, y que se referencia a alguna variable, como puede ser un tipo de interés, una determinada divisa, etc…

Son derivados financieros, ya que su principal característica estriba en que su valor depende de otro activo o índice.

Este tipo de producto financiero complejo, también suele vincularse a operaciones de endeudamiento ya existentes, como ocurre en las relaciones entre entidades financieras y particulares, donde se suele vincular el swap a un préstamo anteriormente suscrito, generalmente vinculado a los préstamos hipotecarios.

El funcionamiento del swap es el siguiente:

  • El cliente tiene una deuda con el Banco que paga a un interés variable (euribor por ejemplo) y le interesa convertir ese interés en un tipo fijo. Para ello contrata un swap obligándose a pagar al Banco un interés fijo sobre un determinado nominal que resulte coincidente con la deuda que tiene con el Banco, y el Banco paga al cliente el euribor sobre el mismo nominal.
  • Cuando el euribor suba por encima del tipo fijo, la consecuencia es que el cliente pagará por la deuda el euribor.  Por el contrario, cuando el euríbor descienda por debajo del tipo fijo, el cliente pagará este euríbor.

En conclusión, los swaps son otro de los muchos productos financieros endosados a pequeños inversores y a clientes con un perfil conservador inobservando las normativas europeas para la suscripción de productos financieros complejos y de alto riesgo.

Ante esta situación, en la que se diera un eventual vicio del consentimiento por parte de la entidad financiera, tendremos la puerta abierta para solicitar la nulidad del swap y la devolución de todas las cantidades abonadas por el consumidor en base a este contrato de permuta financiera.

Utilizamos cookies para asegurar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Ok