El pasado 7 de noviembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado, el Real Decreto 1011/2015, de 6 de noviembre, por el que se regula el procedimiento para formalizar el sistema de consignaciones en sede electrónica de las cantidades necesarias para tomar parte en las subastas judiciales y notariales.

La norma que ya está en vigor tiene el objetivo de simplificar el trámite a seguir por aquellos interesados que quieran pujar, los cuales podrán hacerlo desde cualquier lugar y momento durante los 20 días que dura la subasta,

El interesado en la subasta deberá suscribirse en el Portal de subastas y rellenar un formulario de acreditación que incluye el número de su cuenta bancaria. A través del mismo se constituirá un depósito del 5% del valor de la tasación del bien subastado y se le remitirá un recibo electrónico, conforme ha realizado la puja.